Referencia

Secciones

Idiomas

Enciclopedia Raziel

Raziel fue vampiro creado por Kain y más tarde devorador de almas recreado por el dios antiguo. El sino de Raziel es convertirse en el espíritu cautivo de la espada Segadora completando así el destino de Kain como Vástago del Equilibrio.

Historia

Vida como Sárafan

Humano de nacimiento, Raziel ingresó en la Orden de los Sárafan y consagró su vida al exterminio de la raza vampírica. Ordenado sacerdote-guerrero, Raziel obtuvo un cargo importante dentro de la congregación, siendo sólo precedido por Malek.

Avisado por Moebius de la oportunidad que se le brindaría cuando un misterioso ser construyese un camino en el refugio de montaña de Janos Audron para llegar hasta la cámara donde éste se encontraba, Raziel estuvo directamente involucrado en el asesinato del legendario vampiro. Arrancó su corazón y huyó con él hasta la fortaleza Sárafan.

En esta fortaleza, Raziel volvió a encontrar al enigmático demonio que permitió alcanzar la cima del refugio de Janos. Ambos se enfrentaron y Raziel resultó herido de muerte. Tras su asesinato fue enterrado en una cripta cuyo propósito sería rendir culto a su memoria, a la de Malek y a la de sus hermanos.

Resurrección como vampiro

Aproximadamente un milenio después Kain profanó esta cripta para otorgar su don vampírico a los seis cadáveres que allí se encontraban. Raziel volvió a la vida convertido en vampiro ocupando el primer puesto como lugarteniente de Kain, ignorante de su pasado como sacerdote-guerrero Sárafan.

A su vez, Raziel y sus hermanos reclutaron sus propios subordinados vampiros de entre aquellos que penaban en el inframundo. Con su ejército reconstruido, Kain conquistó Nosgoth y estableció un decadente imperio que duraría varios milenios.

Durante este tiempo, tanto Kain primero y sus segundos después experimentaron períodos de mutación de los que resurgían con un nuevo don vampírico. En uno de estos intervalos de cambio, Raziel desafió a Kain evolucionando antes que su señor con un par de alas de murciélago. Kain destrozó los nuevos miembros de Raziel y ordenó que lo arrojaran al vórtice del lago de los Muertos.

En su caida, el cuerpo de Raziel fue corroído por el agua hasta dejarlo irreconocible, sin mentón ni vísceras. Varios siglos después un misterioso ser devolvió la vida a Raziel y éste resucitó como espectro devorador de almas, capaz de alternar su presencia entre los dos planos de realidad: el espectral y el material.

Resurrección como devorador de almas

Alentado por el mecenas que lo trajo de vuelta a la vida (el dios antiguo), Raziel comenzó una búsqueda que le llevara a consumar su venganza sobre Kain, aniquilando a quien se interpusiese en su camino. En su regreso al mundo de los vivos siglos después de su ejecución, Raziel observó un mundo decrépito y estéril poblado por engendros vampíricos muy diferentes a los que conoció en la no-vida.

En su búsqueda, Raziel encontró a sus antiguos hermanos, monstruosamente deformados debido a la corrupta evolución vampírica heredada de Kain. Pese a su aspecto, éstos desarrollaron habilidades únicas que fueron adquiridas por Raziel cuando los asesinó y devoró sus almas. De Melchiah, obtuvo el poder de atravesar puertas enrejadas en el mundo espiritual; de Zephon, la habilidad de escalar muros; de Rahab, la inmunidad ante el contacto con el agua y de Dumah la capacidad de manipular objetos girando en torno a ellos.

En el Santuario de los Clanes, sobreedificación construida sobre las ruinas de los Pilares de Nosgoth, Raziel halló a Kain, quien se alegró del regreso de Raziel. La pelea fue inevitable y Raziel atacó a Kain aunque su fuerza no fue suficiente para derrotar a su antiguo maestro. Kain como respuesta lanzó un ataque con la espada Segadora de Almas sobre Raziel y, al golpearle, ésta estalló en pedazos.

Kain se desvaneció sorprendentemente satisfecho por este resultado. Conmocionado por el golpe, Raziel se vio empujado hacia el reino espectral donde encontró una representación del espíritu cautivo de la Segadora de Almas liberado tras la ruptura de la espada. Este espíritu quedó vinculado a Raziel en forma de espada espectral.

Tras ello, Raziel conoció al fantasma de Ariel, la anterior guardiana del Equilibrio, quien ayudó a Raziel en su búsqueda de Kain.

Durante su aventura y de la mano del dios antiguo, Raziel descubrió la cripta que albergaba los cadáveres de los sacerdotes-guerreros Sárafan y supo que en el pasado el fue uno de ellos y que dedicó su vida a la aniquilación de la raza vampírica. Ante esta revelación, los principios de Raziel se igualaron a los de su antiguo Yo, dada la degenerada evolución que había sufrido la raza vampírica a lo largo de los siglos.

Raziel encontró finalmente a Kain en la cámara del cronoplasto preparando el dispositivo de flujo temporal para viajar al pasado de Nosgoth. Kain atravesó el portal siendo perseguido por Raziel.

Viajes temporales

Antes de concluir su viaje, Moebius, el tejedor del tiempo, interrumpió la travesía temporal de Raziel sacándolo de la corriente de flujo temporal treinta años antes del colapso de los Pilares. Raziel fue puesto al corriente de la situación de la época en la fortaleza Sárafan. Ante la incredulidad de Raziel, Moebius explicó cómo la sanación de Nosgoth dependía de la muerte de Kain y comenzó su manipulación sobre Raziel alentándolo a asesinar a su maestro.

Durante su estancia en la fortaleza, Raziel se reafirmó en los valores de su vida anterior como sacerdote-guerrero al contemplar la dignidad y pureza con la que los Sárafan lo habían representado a él y a sus ideales. También un altar en el que se reverenciaba al rey mártir Guillermo el Justo cuyo cadáver yacía junto con la espada Segadora rota en su combate contra Kain veinte años antes.

Tras salir de la fortaleza y contemplar la vitalidad del pasado de Nosgoth, Raziel encontró a Kain en los Pilares en el momento en el que estos quedaron maltrechos debido a la corrupción del por entonces Círculo de los Nueve provocada por Nupraptor al encontrar a su amada Ariel brutalmente asesinada. Permitiendo a Kain contarlo, éste volvió a exponer las razones que le llevaron a rechazar el sacrificio y condenar a Nosgoth en lugar de aceptarlo con la consiguiente desaparición del linaje vampírico. Añadió una tercera salida a este dilema cuyo descubrimiento dejaba en manos de Raziel. Acto seguido se desvaneció y Raziel, intrigado, indagó en busca de respuestas al enigma que Kain le planteó.

Así adentrándose en las profundidades de Nosgoth, encontró a Vorador quien dio a Raziel el objetivo que marcaría su búsqueda en el pasado de Nosgoth: encontrar a Janos Audron para conocer el destino que le aguardaba. Así, Raziel regresó a la fortaleza Sárafan para utilizar uno de los dispositivos de flujo en el tiempo y viajar a la época en la que Janos aún estaba vivo.

En la capilla de Guillermo, Kain se interpuso en su camino, explicando esta vez las razones por las que el transcurso de la Historia puede ser alterado a pesar de que ésta sea imposible de cambiar al estar todas las almas encadenadas a un destino premeditado. Kain reveló que dos Segadoras de Almas en contacto, dos entidades prisioneras intentando devorarse la una a la otra, son capaces de provocar una paradoja temporal capaz de cambiar acontecimientos. Ese lugar estaba destinado a ser el escenario en el que Raziel matase a Kain y restableciese el Equilibrio de Nosgoth, sin embargo Raziel tomó la decisión de no hacerlo, cambiando así el transcurso de la Historia. Kain reconfortado, decidió seguir con sus propios planes y dejó a Raziel continuar su búsqueda.

Al llegar a las cámaras de flujo temporal, Raziel encontró a Moebius a quien obligó a configurar la máquina para retroceder unos cinco siglos en el pasado, aunque Moebius lo traicionó y lo envió un siglo hacia el futuro. Tras comprender la traición, Raziel buscó una forma de regresar por su cuenta y riesgo a la época a la que ansiaba acceder. En su viaje, se encontró con un nuevo engaño de Moebius en forma de espíritu y de nuevo con el fantasma de Ariel en los Pilares.

Finalmente, Raziel pudo escapar de esa época utilizando un dispositivo de flujo temporal abandonado, aunque configurado y funcional, y regresar a la del apogeo de los Sárafan, seiscientos años en el pasado, en la que Janos Audron aún no había muerto. Para llegar hasta el viejo vampiro, Raziel tuvo que construir un camino que le permitió acceder desde la base del refugio de Janos hasta la altísima cámara donde éste aguardaba.

Raziel se reunió con Janos, quien le aleccionó sobre la función que los Pilares realizaban y el error que suponía que estuvieran sí bajo control humano y no vampírico. Así mismo le reveló la misión que le había sustentado durante todos estos siglos: entregar la Segadora al héroe que salvaría a la raza vampírica, a Raziel.

Fue entonces cuando su Yo anterior, Raziel el Sárafan, irrumpió en la sala a la que accedió gracias al camino que Raziel espectro había construido. Arrojado por Janos a una cámara adyacente para protegerlo, Raziel pudo regresar justo a tiempo de ver a su antiguo Yo inmovilizar a Janos utilizando la vara de Moebius, partir su pecho en dos, arrancar su corazón y huir con éste a la fortaleza Sárafan.

Raziel vio morir a Janos en sus brazos no sin antes aceptar la misión que éste había preparado para él y renegar con odio visceral de su anterior pasado, el cual creía puro y noble. Alimentado por la ira, Raziel regresó a la fortaleza Sárafan en busca de venganza. Allí encontró la Segadora de Almas, expuesta sin protección alguna. En ese instante Moebius apareció defendido por Malek y lo privó de su espada espectral, obligándole a asir la Segadora, para después dejarlo encerrado.

La única salida de Raziel le condujo a encarar a sus antiguos hermanos Sárafan, a quienes mató con satisfacción al comprender el destino que les aguardaba. Por último, Raziel encontró a su Yo Sárafan, con quien se enfrentó y asesinó, cerrando el ciclo de su historia. Este hecho provocó que la Historia forzase que la Segadora consumiese el alma de Raziel ya que de otro modo, todos los acontecimientos que habían ocurrido a partir de este momento dejarían de existir. Raziel comprendió entonces que la entidad que siempre había poseído a la Segadora era y había sido él.

En ese instante, Kain apareció y salvó a Raziel de quedar atrapado dentro de la Segadora. Ésto no entraba en los planes de la Historia y se produjo una paradoja que cambió los futuros acontecimientos a partir de ese instante y recuerdos pasados de Kain, en los que vió ascender al poder a los hylden gracias a la resurrección de Janos Audron.

Intentando evitar todo esto, Kain intentó advertir a Raziel de que no debía resucitar a Janos Audron bajo ningún concepto aunque Raziel, sin apenas fuerzas, no pudo permanecer en el reino material y cayó al plano espectral, donde fue llamado por el dios antiguo.

Últimas revelaciones

Raziel permaneció en reino espectral por un período igual al de quinientos años en el plano físico hasta que consiguió escapar. Debido a su rebelión, el dios antiguo privó a Raziel de los portales para entrar en el reino físico aunque éste encontró un modo algo más tosco de llevar a cabo tal acción: mediante su proyección en cadáveres en descomposición.

Una vez logrado esto, exploró y halló evidencias de la forja de la Segadora a manos del vampiro Vorador y de la lucha predestinada entre los héroes de la raza vampírica y hylden en antiguas ruinas vampíricas. Con esta información, Raziel marchó a los Pilares buscando el consejo de Ariel sobre la ubicación en esa época del susodicho vampiro: su mansión del bosque Termangente.

Tras encontrar a Vorador, Raziel le pidió explicaciones sobre la forma de cambiar su destino y evitar así convertirse en el voraz espíritu cautivo de la Segadora; Vorador no tenía las respuestas. Sin embargo, condujo a Raziel ante el cuerpo inerte de Janos Audron y le reveló la forma de hacerlo resucitar y obtener de ese modo las respuestas que requería: recuperar el corazón de Janos robado y devolverlo al cadáver del legendario vampiro.

Así pues, Raziel se dirigió a la catedral del Averno donde, se decía, residía el Corazón de la Oscuridad. En las catacumbas de esta catedral se topó con rituales en honor del dios Hash'ak'gik orquestados por el mismísimo Mortanius. Cuando todo quedó en calma, Raziel se acercó al foso donde estaba el ser al que adoraban cuando de repente se vió atraido hacia el monstruo que lo habitaba.

El monstruo reconoció rápidamente a Raziel como su hermano mayor y Raziel a éste como su segundo hermano: Turel. Raziel intentó entender cómo podía haber llegado Turel a aquella época para convertirse en el dios Hash'ak'gik aunque los hylden que parasitaban a Turel tomaron el control de éste, haciendo que ambos se enfrentaran. Raziel se llevó la victoria y vió mejorada su capacidad telequinética gracias al alma de su hermano. Sin embargo, algunos de los hylden que infectaban a Turel parasitaron parcialmente a Raziel.

A la salida del foso, Raziel sorprendió a Mortanius a quien preguntó por la ubicación del Corazón de la Oscuridad. La sorpresa fue mayúscula al conocer que dicho órgano fue utilizado por Mortanius para resucitar a Kain como vampiro y que era en realidad el corazón que latía dentro de Kain. Luchando por vencer las fuerzas que lo poseían, Mortanius se desvaneció para seguir con sus planes dejando a Raziel confuso.

De vuelta a la catedral, Kain hizo acto de presencia en su intento por evitar que Raziel resucitase a Janos Audron. Raziel, alimentado por las imágenes de confrontaciones entre los héroes de las razas, por el temor a quedar atrapado en la Segadora que Kain portaba y por la posesión parcial a la que estaba sometido, atacó a Kain, a pesar de los esfuerzos de éste por hacerle entrar en razón. Durante la lucha, Raziel comenzó a ser absorbido por la Segadora. Desesperado y convencido de que Kain le había engañado, reunió fuerzas y atravesó el pecho de Kain arrancando su corazón y expulsando a su antiguo amo a la dimensión demoníaca.

Con el Corazón de la Oscuridad en su poder, Raziel regreso a la mansión de Vorador, allanada por Moebius y sus mercenarios, y resucitó a Janos Audron en busca de respuestas. Janos sólo acertó a contestarle lo mismo que en la anterior ocasión: que era el héroe vampiro destinado a empuñar la Segadora. Cuando Raziel le mostró la única Segadora que empuñaba, la espectral, Janos vio tambalear todos sus dogmas. Desconcertado, Janos se llevó a Raziel consigo hasta la ciudadela de los vampiros donde, le dijo, hallaría las respuestas que buscaba. De este modo, Raziel se dirigió hacia la fragua Espiritual donde encontró al dios antiguo intentando impedir el acceso de Raziel a la fuente de energía a la vez que empezaba a comprender el destino reservado a Kain como Vástago del Equilibrio.

Tras liberar la forja, el espectro de Ariel acudió a la fragua donde cedió su alma para bautizar y purificar la espada de Raziel, no sin antes legarle su última misión: unir lo que ha sido dividido. Con la Segadora imbuida, Raziel regresó confuso hasta la sala donde Janos aguardaba. En ese preciso instante, el joven Kain rechazó sacrificarse, rompiendo así la barrera que los Pilares protegían. El hylden que poseyó a Mortanius tomó el control de Janos. Raziel entonces se dio cuenta del error cometido al resucitar a Janos Audron, pues Kain había tratado de advertirle que esto pasaría aunque no quiso escucharle. Al tratar de impedir que el hylden huyera con el cuerpo de Janos, Raziel fue vencido, su cuerpo físico disuelto e invocado a la fragua espiritual por el dios antiguo.

En esta cámara, rebelado e iracundo, intentó con todas sus fuerzas atacar al dios antiguo aunque su presencia en el plano espectral se lo impidió. El dios antiguo dió por terminada la misión de Raziel para la cual había resucitado y le reveló que permanecería en la fragua sin poder escapar durante toda la eternidad.

Tras ello, el dios antiguo devolvió la vida a Moebius, asesinado por el joven Kain en ese instante, y éste acudió a la fragua Espiritual para rendir cuentas ante su amo. En ese lugar, Moebius fue sorprendido por Kain, quien misteriosamente, no murió durante la pelea con Raziel en la catedral del Averno. Kain eliminó nuevamente a Moebius. En el plano espectral, Raziel atravesó a Moebius con la espada y comprobó que ésta tenía la capacidad de curar la corrupción a la que se veían sometidos los guardianes de los Pilares, ya que hasta aquel momento Moebius no pudo ver al dios antiguo.

Luego de devorar su alma y comprendiendo y aceptando su verdadero propósito, Raziel utilizó el cadáver de Moebius para acceder al plano material, donde al igual que Moebius, purificó a Kain dejándose encerrar en la Segadora, creando así la Segadora de Almas.

Redentor y destructor

Al contrario de lo que revelan los murales y las profecías aparecidos a lo largo de los capítulos, no existe un héroe vampiro destinado a enfrentarse a su análogo hylden ni viceversa. A partir de los eventos acontecidos en Soul Reaver 2, Raziel comienza a verse a sí mismo como el héroe de los vampiros gracias al hecho de que se asemeja a los antiguos vampiros, con su tono de color azul y sus alas mutiladas. El colofón llega cuando Janos Audron le revela que efectivamente él es el héroe vampírico profetizado, el destinado a empuñar la Segadora. Obviamente, Janos no interpretó correctamente las profecías.

Sin embargo en Defiance, Raziel empieza a dudar de su papel como mesías vampírico y comienza a atribuir ese rol a Kain, sobre todo cuando descubre las evidencias del otro héroe perteneciente a la raza hylden. Sus similitudes son incluso más profundas que las vistas anteriormente. Ahora el heroe de los hylden empuñaba una espada llameante, como la espectral de Raziel, y su misión era liberar a su raza de la opresión sometida por los vampiros por orden de su despótico y cruel oráculo, algo con lo que Raziel se identificó completamente.

Toda esa información convenció a Raziel de su posición y la de Kain e instigó que se enfrentara a él, creyendo realizar la lucha encarnizada profetizada por ambas razas.

Entonces ¿quién es Raziel? ¿El héroe de los vampiros o el de los hylden? La respuesta es que Raziel es ambos personajes. No es tanto que el libre albedrío debido a su expulsión de la Rueda del Destino le permita elegir un camino u otro sino que realiza ambos papeles:

Etimología

Raziel, cuyo significado en hebreo es Secreto de Dios, es el príncipe de los querubines. Según la mitología, debido a su cercanía al trono de Yahvéh, el arcángel Raziel tomó nota de todo aquello de lo que éste dijo y lo plasmó en el llamado Sefer Raziel HaMalach (El libro de Raziel) el cual está considerado un libro de mágia.

Cuando Adán y Eva (los primeros seres humanos creados por Yahvéh) probaron la fruta del árbol del conocimiento del bien y del mal y fueron expulsados por Yahvéh del jardín del Edén, Raziel deliberadamente les dio su libro para que los dos pudieran encontrar el camino a su hogar y comprender mejor a su dios. Se dice que los ángeles subordinados de Raziel se indignaron por esta actitud de su jefe (contra las órdenes directas de Yahvé), por lo que se lo robaron y lo arrojaron al océano.

Rahab (el demonio primordial de las profundidades) les devolvió el libro a Adán y Eva. (Según otros, Yahvé decidió no castigar a Raziel, sino que recuperó el libro y se lo devolvió a la pareja humana). De ellos pasó a su hijo Enoc, quien más tarde se convertiría en el ángel Metatrón. Agregó textos al libro original y se lo pasó al arcángel Rafael, quien lo devolvió a la Tierra, a Noé (que de él aprendió a hacer su arca. Luego pasó a Salomón, quien obtuvo así sus extraños conocimientos mágicos y el dominio sobre los demonios. Desde entonces el libro estaría desaparecido.

El Zohar (obra principal del misticismo judío) asegura que en medio del Libro de Raziel, hay una escritura secreta donde «se explican las mil quinientas claves (para el misterio del mundo) que no fueron reveladas siquiera a los ángeles». Otros místicos judíos afirman también que «todos los días el ángel Raziel, erguido sobre el Monte Horeb, proclama los secretos de los hombres a toda la humanidad».

Aspecto visual

Conceptualmente hablando, el aspecto de Raziel no ha cambiado en ningún capítulo de la saga, si bien el renderizado del personaje ha ido adaptándose a lo que ha permitido la evolución de la tecnología 3D.

El diseño de Raziel en Soul Reaver pertenece al de un juego 3D típico de su tiempo, en el que los personajes eran más ideales que reales, donde uno quedaba definido con unos pocos polígonos más bien estáticos (no hay más que ver el número de ellos que conforman el rostro de Raziel). No obstante, esto sigue quedando en segundo plano siendo ensombrecido por la increible historia que Soul Reaver nos relata.

En Soul Reaver 2, se puede ver un cambio sustancial en el personaje compuesto por un número superior de polígonos, requeridos para darle la personalidad y caracterización necesaria en un juego donde la cinemática cobra un papel principal. Todo ello acompañado con un diseño más barroco-gótico, con grandes efectos visuales y sonoros (como la activación de las fraguas espirituales).

Defiance supone una vuelta de tuerca más a la apariencia de Raziel. Si bien el modelo sigue siendo el mismo, se puede apreciar una estilización del personaje, seguramente pensando en los movimientos durante los combates y en la mayor acción que Defiance mostró. La cinemática sigue siendo importante y la renderización de Raziel no se queda atrás respecto a anteriores capítulos.

Símbolo de Raziel

A pesar de que cronológicamente, el símbolo usado por Raziel para su clan fuese el simple, tiene sentido pensar que este deriva conceptualmente del símbolo doble. En el diseño del personaje de Raziel se usaría el símbolo doble invertido como adorno para la capa que envolvería su rostro mutilado y que queda tan perfectamente alineado con sus ojos. Después simplemente se utilizaría una sola parte y se invertiría para que en el momento en el que Raziel resucita en el abismo y se colocase el manto que se hundió junto a él, éste quedase como se pensó en la fase de diseño del personaje.

Símbolo del clan de RazielSímbolo del clan de Raziel
Símbolo doble de RazielSímbolo invertido y doble de Raziel, como figura en la capa que lo envuelve