Referencia

Secciones

Idiomas

Enciclopedia El dios antiguo

El dios antiguo (cuyo nombre real no se conoce) es eterno, ajeno al paso del tiempo. No obstante, tal criatura no puede subsistir sin alimentarse de la esencia de la vida que representa el alma de toda criatura dotada de ésta. Es además el artífice y controlador de la Rueda del Destino, el ciclo que gobierna el destino de todas las almas obligándolas a que regresen a él.

Historia

Aclaración

Debido a su carácter atemporal, una buena aproximación a la historia de este personaje se puede hacer explicando su primera aparición conocida seguida de sus apariciones por capítulos.

Oráculo de los vampiros

Milenios antes de la extinción de la raza vampírica, el dios antiguo se dirigió a los antiguos vampiros de Nosgoth, inculcándoles que todas las almas debían de ser purificadas en su Rueda. Los vampiros aceptaron ciegamente su doctrina y comenzaron a adorarlo como su oráculo y guía espiritual. Así mismo, pudo haber intentado presentarse de igual forma ante la raza hylden persiguiendo el mismo objetivo que consiguió con los vampiros, aunque esta vez los hylden rechazaron someterse a la Rueda del Destino.

Debido a su hambre insaciable, los vampiros recibieron del dios antiguo la orden de doblegar y evangelizar a los paganos hylden para que acataran su Ley. Las guerras que los enfrentaron duraron un milenio y la raza vampírica resultó vencedora. Así, los vampiros expulsaron de Nosgoth a la raza hylden y crearon los Pilares para mantenerlos cautivos en una dimensión paralela. Los hylden como venganza maldijeron a su vez a los vampiros con una voraz sed de sangre, esterilidad e inmortalidad.

Esta maldición hizo que el dios antiguo diera de lado a los vampiros, incapaz de tomar sus almas debido a su inmortalidad. Los vampiros comenzaron a suicidarse no pudiendo soportar el rechazo de su dios. Con el tiempo, los Pilares empezaron a convocar humanos como guardianes y los vampiros que aún vivían comenzaron a vampirizarlos cuando se convertían en adultos.

Contemplando la posibilidad de perder las almas que lo sustentaban debido a esta vampirización humana, el dios antiguo se reveló ante un joven Moebius y éste acató sus enseñanzas. Fue entonces cuando el dios antiguo convenció a Moebius del mal que los vampiros representaban y lo instó a rebelarse contra ellos. La rebelión prosperó y los vampiros siguieron muriendo (suicidándose y siendo asesinados por los Sárafan) hasta que sólo quedó Janos Audron.

Mecenas de Raziel

Siglos más tarde, el dios antiguo rescató a Raziel del fondo del abismo y lo convirtió en uno de sus agentes espectrales. Para ello, el alma de Raziel fue expulsada de la Rueda del Destino, otorgándo a Raziel libre albedrío y capacidad de decisión en un mundo donde nadie la tenía. Debido a ello, el dios antiguo utilizó a su viejo sirviente Moebius para manipular y engañar a Raziel, haciendo que éste siguiera el camino que mejor sirviera a sus propósitos.

Conforme la búsqueda de Raziel avanzaba, éste comienzó a presentir la auténtica naturaleza del dios antiguo y el papel que jugaba en el destino de Nosgoth. Así, a medida que el tiempo pasaba y los vampiros morían, el dios antiguo se hacía más poderoso.

Revelación ante Kain

El dios antiguo utilizó su guisa como antiguo oráculo de los vampiros para informar a Kain de que Raziel marcharía dentro de cinco siglos a la catedral del Averno en busca del Corazón de la Oscuridad, con las consecuencias que ello ocasionaría y le ofreció su ayuda para transportarlo al instante en el que Raziel llegaba al Averno y evitar que éste consiguiera su propósito. Sin embargo, convenientemente le ocultó que solamente realizando ese viaje, el Corazón de la Oscuridad estaria al alcance de Raziel ya que este órgano era realmente el corazón que latía en el interior de Kain.

Cuando Raziel entró en la Segadora purificó a Kain de la corrupción del dolor de Nupraptor y Kain fue capaz al fin de ver al dios antiguo al que se enfrentó. Kain logró salir victorioso del encuentro mientras el dios antiguo lanzaba amenazas a Kain, instándole a que la raza vampírica sería finalmente extinguida y el alma de Kain sería devuelva a la Rueda.

La Rueda del Destino

Dicha abstracción encierra la doctrina utilizada por el dios antiguo para justificar el ciclo purificador de todas las almas. El nacimiento, muerte y resurrección de toda existencia responde así a la inclusión de éstas en la Rueda y a su posterior devolución a un nuevo cuerpo en el que habitar. El dios antiguo controla mediante este ciclo los destinos de toda criatura dotada de alma en Nosgoth para que siempre regresen a la Rueda.

Los agentes del dios antiguo (incluido Raziel), son criaturas capaces de atrapar y devorar las almas de los vivos que pasan al reino espectral, devolviendo así su energía a la Rueda del dios antiguo para alimentarlo. La expulsión del alma de Raziel de la Rueda del Destino era necesaria debido a que esta alma sería la que conformaría la espada espectral de Raziel, cuyo estado debía ser coherente con los acontecimientos de la Historia tal y como se produjeron.

Aspecto visual

El dios antiguo es representado como un inmenso calamar. Conforme los episodios fueron siendo publicados, el rol parasitario del dios antiguo se fue haciendo más patente.

El dios antiguo en Soul ReaverEl dios antiguo en Soul Reaver
El dios antiguo en Soul Reaver 2El dios antiguo en Soul Reaver 2
El dios antiguo en DefianceEl dios antiguo en Defiance

En Soul Reaver, el aspecto del dios antiguo difícilmente se asemejaba al de un calamar ya que su propio cuerpo formaba parte del decorado y son las ventosas mostradas durante la introducción del capítulo la única pista que se da acerca de su fisionomía.

Sin embargo, el dios antiguo aparece mucho mejor definido en Soul Reaver 2, aunque es mostrado sólamente en la cámara subterranea de los Pilares. En esta cámara se puede apreciar deliberadamente cómo el dios antiguo va creciendo conforme el tiempo va pasando y los vampiros van muriendo.

Es en Defiance donde gráficamente el aspecto visual del dios antiguo mejora considerablemente. Ahora no es sólamente un ser que habita en un único lugar sino que se extiende bajo tierra simulando una infección subterranea.